Páginas vistas en total

miércoles, 16 de julio de 2014


insólito. "impuesto por respirar"

Se pasó Maduro con un impuesto del que todos se ríen

Cuesta entender que aún haya ciudadanos que crean en el futuro del Socialismo del Siglo XXI irradiado desde Venezuela. Al margen del creciente autoritarismo de su Gobierno, la incompetencia y la incontenible corrupción del régimen militar-familiar, la crisis económica no termina de tocar fondo, afectando a una amplia mayoría de la población de ese país, mientras crece la fortuna de los beneficiarios del régimen.
La última noticia de ese país que puede ingresar en el registro de Guinnes es que el Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía (IAIM) de Caracas ha decidido aplicar, desde el 1 de julio, en forma intempestiva, un “impuesto por respirar” de 127 bolívares (equivalentes. en el mercado oficial, a 20 dólares y, en el negro, a dos) a cada pasajero que utilice esas instalaciones para viajar dentro o fuera de Venezuela.
La justificación para la creación del “impuesto por respirar” es que en esa terminal aérea se instaló un sistema de ozonización para la “eliminación de contaminantes en el ambiente y protección de la salud” que requiere ser financiado y mantenido. Sin embargo, la gente que se encontraba en ese aeropuerto mientras se realizaba un sondeo sobre el tema, expresaba su convencimiento de que se trataba de otra exacción más para mantener a las elites gubernamentales.
Felizmente el Gobierno boliviano se ha resistido desde un comienzo (hace ya más de ocho años) a aplicar muchas sugerencias económicas provenientes de Venezuela, régimen con el que tiene coincidencias ideológicas, y es de esperar que medidas como ésta no entusiasmen a ningún sector gubernamental y más bien, permitan ampliar el convencimiento de que la economía del siglo XXI no es solución a los problemas del país.