Páginas vistas en total

lunes, 10 de noviembre de 2014


CONTRA LAS PLANTAS ATOMICAS
GASTÓN CORNEJO

En marzo de este año diferentes científicos y personalidades del mundo científico a nivel mundial enviaron la carta que a continuación se anexa en párrafos, al presidente Evo Morales, para explicar las razones por las que ¡no debería construirse una planta nuclear enBolivia! No fue respondida por su excelencia, y lo peor es que el proyecto formó parte de su campaña política en la tercera justa electoral. Es preciso que responda la misiva a los 18 científicos y hasta un Nobel de la Paz; además, manifestar en tono enérgico al Presidente deBolivia que no vamos a permitir que se construyan dichas plantas en razón a la responsabilidad de velar por el futuro de la Patria y la existencia de las generaciones futuras con quienes guardamos una deuda histórica.

Presidente. Usted está a cargo del tercer período de gobierno, con visible aceptación mayoritaria de la ciudadanía nacional; por tanto, tiene mayor responsabilidad personal aún. Escuche la voz comprometida de los ilustres profesionales que le enviaron la nota que hasta el presente no han recibido respuesta suya en forma por demás “desatenta”. Seguramente, la carta de tono coloquial, quedó extraviada en algún archivo secundario de Palacio; o bien, en el escritorio de algún funcionario de dudoso valor bio-ético. El motivo de la misiva tiene jerarquía superior cuya lectura y consecuente respuesta dignificará su rol como un gobernante que puede tornarse respetable ante la historia, la de Bolivia, la del continente, la del mundo entero. El planeta Tierra se encuentra en peligro y usted lo sabe gracias a sus oratorias internacionales en sentido de que esta afirmación es absolutamente cierta. No malogre su imagen con un doble discurso y lea detenidamente la presente generosa y cálida argumentación enviada por mentes de gran prestigio. Que no se repitan los errores insolubles que luego no tienen disculpa ante el devenir histórico de la humanidad. Está a tiempo para corregir la insinuación de desechar la energía nuclear en favor de cualquier energía ecológica; para que Bolivia brille en la estela latinoamericana, tal como Costa Rica que defiende hasta a sus mariposas. Cornejo Bascopé Gastón. Ecologista. Presidente de la Unión Nacional de Poetas y Escritores; de la Sociedad de Geografía, Historia y Estudios Geopolíticos de CochabambaBolivia. Se adhiere los Directorios y Miembros institucionales. He aquí los argumentos de la carta: 1) ¡La energía nuclear es una elección sin vuelta, y sin salida para el país que la emprenda! Nadie sabe con precisión los costos para desmantelar una central nuclear, comparables a los de su construcción. Nadie ha encontrado una solución para los desechos radiactivos, herencia peligrosa durante cientos o miles de años. 2) La idea de adquirir con la energía atómica autonomía e independencia energética es falsa: el uranio es un recurso agotable, los suministros de combustible nuclear son monopolio de pocos países muy potentes. 3) El coste presupuestado de un reactor nuclear de potencia, ronda hoy entre los 8-10 mil millones de dólares; los tiempos de construcción son imprevisibles; enormes costes para infraestructuras-industriales, técnicas, sanitarias, y formar personal apto extremadamente especializados. 4) La seguridad de una central atómica es un mito, alimentado por partidarios y empresarios, desmentido por los hechos: la historia enseña que hay que esperar un accidente de muy grave cada pocos años. Las consecuencias son mucho peores que las de cualquier otro accidente. ¡Los peligros, los daños y los costes de Fukushima durarán décadas! 5) Lo atómico está sometido al riesgo del terrorismo y comporta una militarización. 6) La producción de energía nuclear está en fuerte bajada en todo el mundo. 7) Lo atómico es la energía más “contra-natura”: la naturaleza la utiliza en las estrellas por fusión, no por fisión, 8) Hay una unión absoluta entre atómico civil y militar. Las condiciones y las técnicas de base son las mismas. 

El plutonio es el “explosivo” atómico ideal, y es producido en cadena durante la reacción en un reactor. Se adhiere el profesor Ernesto Kahan, Médico y profesor universitario. Premio Albert Schweitzer de Paz 1993. 

(Corolario: Querido compadre: cuando Francia, virtualmente se puso frente a todos para realizar pruebas atómicas después de fabricarlas, desarrolló toda una estrategia para mostrar ante el mundo, que como las "otras potencias" tenía pleno derecho a poseer la tecnología y el producto atómico. que este hecho generaría el respeto debido entre otros por parte de Isarel, de la India, de Pakistán, de Rusia, EEUU y la China que también tienen arsenales nucleares. es cierto que también nos manifestamos en contra de la pretensión francesa por cuanto, como dicen los sabios que se han dirigido a SEEM, (sin obtener respuesta alguna) por razones. una. un arma atómica, aún cuando tenga uso pacífico siempre es un peligro para la humanidad. dos. los accidentes atómicos al menos tres, el último de Chernovyl, nos han ofrecido una prueba del valor destructivo del átomo, en que miles de niños, hombres y mujeres totalmente inocentes han caído víctimas de la fatalidad. Ahora bien, si la finalidad de tener planta atómica es meterle "el cuco" a Chile y persuadirle a la salida soberana al mar, la decisión pudo haber sido consensuada entre todos los colectivos inmersos en la reivindicación y tomado acuerdos previos, de tal manera que no resulte siendo, como lo es en verdad, "un capricho del mandante" y de su élite encumbrada en el poder. Es algo elemental e insoslayable).