Páginas vistas en total

martes, 11 de noviembre de 2014

Karen Arauz pone la tinta al dar cuenta que "un solo, ni uno solo de los narcos ha sido detenido" es que existe "un pacto" se pregunta el editor. son los "misterios encantados" o sea obra de magia, porque los presos son obreros a la cárcel...no se habla del dinero decomisado, hace diez años los narcos eran detenidos con dinero contante, ahora no, y tercer misterio qué sucede con las toneladas de cocaína? se guardan en sótanos secretos? y los "gastos reservados"? sabroso texto, imperdible!


MISTERIOS  ENCANTADOS


Se dice que en medio año la FELCN ha incautado aproximadamente 80 toneladas de droga. Aceptando que aproximadamente el 20%  de lo que se produce es lo que se incauta, tenemos una cantidad de droga circulando por nuestro cuadriculado territorio de al menos ochocientas toneladas al año con total impunidad.
 De rato en rato, fábricas con tecnología de punta que industrializan la coca en droga de gran pureza -gracias a los industriosos narcos colombianos-, son presentadas a la opinión pública.  No se sabe en este caso, qué porcentaje de las instalaciones existentes son las que se destruyen aunque a juzgar por la producción tan sólo son unas cuantas las que, posiblemente,  caen más en virtud de sus propias fallas de seguridad y comunicación que a la eficiencia y sagacidad de la fuerza antinarcóticos.
Sea como fuere, tres son los misterios actuales referidos a los componentes de estas modestas incautaciones. Nótese que ni uno, ni un solo narco importante ha sido detenido en los últimos diez años. Es más, cuando las fuerzas armadas irrumpen en las instalaciones encuentran huellas frescas, pero nunca a los jefes de producción. Alguna vez, muy rara vez, detienen a un par de obreros, que no tienen la más peregrina idea de a quién pertenece la infraestructura y son ellos los que está poblando las cárceles convirtiéndose en los únicos objetos que justifica la supervivencia de la malhadada Ley 1008.
El segundo gran misterio, es que sólo se incautan y destruyen elementos de una factoría, pero nunca jamás, se habla de dinero en grandes -o en pequeñas- cantidades. Pareciera que junto con la tecnología para la cristalización, llegaron a los recovecos del trópico, cajeros automáticos exclusivos para narcos, porque es insólito, que la FELCN no logre nunca, hacerse con cientos de miles de dólares como solía ocurrir hasta hace diez años también. Ni hablar de joyas, piedras o metales preciosos. La circulación de papel moneda nacional, solía complicarles la vida a los narcotraficantes para pagar planillas de leales y mudos obreros, sin contar que el cocalero o  los proveedores de precursores indispensables para la producción, no suelen volver a fin de mes a cobrar su cheque.
Y el tercer gran misterio que envuelve el impenetrable accionar de la lucha contra el narcotráfico en nuestro país -para nosotros- simples espectadores de los acontecimientos, sin ninguna posibilidad de adentrarnos por los oscuros meandros de la verdad, es qué sucede con las toneladas y toneladas de droga que declaran incautar. Dónde se guarda toda esa droga, nadie sabe. Si se han construido grandes silos de almacenamiento, también ignoramos. Geográficamente -ni con varios satélites videntes- se podrían ubicar las instalaciones custodias de esa droga. Bunkers subterráneos, es dudoso. Y la quema habitual como solía ocurrir hace diez años, es impensable porque estaríamos hablando de lo que -en los parámetros actuales- serían sólo muestras.
Como se está volviendo habitual, tenemos que darle el crédito de las imaginativas elucubraciones que nos entretienen, al estilo misterioso y secreto con la que envuelve el gobierno  sus actividades. Entre varios enigmas que todo lo rodean, por ejemplo, está el remplazo de la "ratonera" presidencial que justifica que pase en ella tan escaso tiempo, con esa faraónica obra recién adjudicada. La adjetivación es original de SE, muy llamativa, viniendo de quien viene y que se ha criado y vivido en humildes instalaciones. Pero bueno, no pasa de ser un detalle anecdótico considerando que han gobernado este país 83 antes que él. Pero bajo su perspectiva, Bolivia existe desde el 2006 lo que lo convierte en el primero merecedor de construir su  propio colosal centro de culto. Fascinante especular qué clase de estructura y cuáles serán los materiales para el acabado con que se realizará el monumento por el módico precio de un millón de dólares por piso.
Liberada la brújula, se detiene en el tema de lo que "antes" se conocieron como gastos reservados. ¿Reservados para qué? Pues para muchas de las actividades que también realiza éste, como todos los otros gobiernos. Siempre en el ámbito de la especulación, las concentraciones partidarias, que significan movilización y alimentación de miles de personas que como nosotros sabemos, no obedece a la mística o a ascéticos poniendo de su bolsillo como los musulmanes que se van movidos por su fe en su peregrinación a la Meca. ¿De dónde salen esos recursos? O digamos como para el operativo en Chaparina, los recursos no pueden estar presupuestados para situaciones inusitadas no programadas. Da para pensar que los oprobiosos "gastos reservados" sólo han cambiado de denominación, pero que como las dudosas brujas, de que los hay, los hay.
Si bien la personalidad de los recién votados gobernantes por los próximos cinco años, indica altos índices de egolatría, su posición de misteriosa dupla suprema, nos provee de un vasto espacio para regodearnos en la especulación y de mucha tela para cortar.  Pareciera, casi, como si todos perteneciéramos  al mundo de la farándula imperial y nos deslumbraran las mismas candilejas.

Karen Arauz