Páginas vistas en total

domingo, 21 de febrero de 2016

Antonio Dubravcic desde Sucre comenta la reacción de Evo Morales que desairó a los empresarios sucrenses, una vez más e hizo abandono de la mesa en que se servían un almuerzo. El Dr. Dubravcic es generoso que no reproduce la "choluna verborrea de Morales" que le reprochó a Sucre todo su resentimiento y su enojo desde la pasada Asamblea Constituyente y el episodio de La Calancha. rencor, revancha, odio racista el de Morales ante una serena conducta de los empresarios que lejos del elogio o el aplauso, reclamaron del Jefe de Estado sus necesidades.

La empresa privada chuquisaqueña ha sido víctima de un desaire por el presidente Evo Morales, momentos que reflejan una clara y delicada crisis moral, frente a revelaciones que empañan su carrera política. No podía ser más inoportuna la convocatoria, sino obedecía a compromisos electoreros velados. Quienes propiciaron esa atención, olvidaron que actualmente se confunde la función de Primer Servidor Público con la de mandón del pueblo.

Esto nace de la confusión actual, de creer que el voto da derechos para someter a dependencia o vasallaje a la ciudadanía, al Soberano.

El Licenciado Gastón Solares, invitado para hablar sobre las duras realidades de Sucre y Chuquisaca, con respeto, franqueza y conocimiento, detalló los agudos problemas de la ciudad y el Departamento, se refirió a las verdades que vemos a diario, y sobre las que semanalmente nos muestra con preocupación, acierto y altura en sus columnas de prensa; un Presidente soberbio, que seguramente esperaba una proclamación más, “salió de sus casillas” y abandonó el lugar…

¿Qué sabor deja este acto deplorable?... Un olímpico desprecio a la Capital, sus instituciones y su único interés por los votos en el referendo; y al percibir nuestra pobreza y necesidades, nos lanzó una oferta millonaria en inversión con tintes proselitistas. Corresponde decirle en respuesta, gracias Sr. Presidente, pero ¡Sucre no se vende!... 

No podemos negar la mala voluntad y el celo que siempre ha mostrado el país con Sucre –su capital– por su pasado rosquero y clasista, por su rango y abolengo nacidos en los primeros tiempos de la colonia y la república; pero propalar “racismo” en el presente, cuando quienes lucen plata y corbata son los burgueses cholos, es decir una nueva ciudadanía que responde a los nuevos tiempos políticos, refleja desinformación.

Creen que la democracia plurinacional, que basa su fuerza en el número o la mayoría, les da derecho de constituirse en caciques que disponen de la vida y hacienda del pueblo… Que disponen con libertad de los poderes públicos, del territorio, la población y todas las ventajas del poder sin control… Finalmente no conformes con diez años de populismo –coincidente con un ciclo de vacas gordas– han ido tan lejos que ahora, permitir alternabilidad democrática constituye un evidente riesgo. Últimamente empiezan a revelarse irregularidades fiscales y emergen daño económico, enriquecimiento ilícito, malversación, tráfico de influencias, etc. 

Son fruto de la mala aplicación de procedimientos de control fiscal e institucionalidad, que anteriores gobiernos cimentaron para cerrar “trampas” que tarde o temprano revelan irregularidades y responsabilidades (¿?)