Páginas vistas en total

lunes, 4 de julio de 2016

Paulovich al parecer ya cansando de leer tanta estupidez en el Twitter de Evo, pide que se le lastimen también los dedos de la mano para dejarse de tanta tontería y en "una canchita del Rincón" seguir con el futbito. así es, lo dice claro, aunque en christe!

Mientras intento encontrarle sentido a esto, y si la “recuperación del Presidente va a ser así, me pregunto: ¿No será mejor comprarle una “canchita” (o futbolín), rogar que se le lesionen los dedos y que deje el Twitter a un lado? Así se le acaba la pena a él y a nosotros la vergüenza
No se trata del conocido castigo que se nos aplicaba por desobedientes cuando éramos niños. No, esta vez se trata de la que parece ser la nueva consigna gubernamental (que se empeñan en hacer durar, cuando no debiera durar más de lo que dura un chicotazo en el agua), sólo porque resulta que alguien le contó un cuento al Presidente de un periodista latino conspirador, que trabaja para CNN que visitó Bolivia para saber del “niño presidencial”. Y entonces, don Evo, que no tiene fútbol para jugar y parece pasarse el día entre el twitter y las conferencias de prensa, armó una historia que, al parecer, debe llegar “hasta las últimas consecuencias”.
Pues, resulta que don Evo, como si fuera Fiscal y Juez aplicó al periodista  Fernando Rincón, además del de “Conspiración”, otros cuatro delitos a saber: “apología pública de un delito”, asociación delictuosa, encubrimiento y complicidad.
Pero resulta que don Rincón no publicó nada. O sea, no hay delito público, cosa que parece no importar porque don Evo, con alma de paco en madrugada, le aplicó el artículo “¿y tu mirada?” y ya sentenció.
Y hablando de paco… siendo este un “asunto de Estado”, y sobre todo porque a lo que dice el Presidente hay que seguirle el juego, apareció la ministra Paco y aseguró: “El delito es sabiendo que no es hijo del Presidente no lo ha publicado”.
Pero, la Ministra no se quedó ahí. Además de ese argumento tan risible, se tomó en serio el asunto y le pasó el caso a la Fiscalía. Y como la Fiscalía es hábil para hallar donde no hay, tanto de como para darse cuenta de lo que hay, aunque se lo lleven por delante… ahora ha avisado que lo van a citar a Rincón, seguramente para que explique porqué no dijo que no pilló nada; seguramente se respaldarán en lo afirmado por la Ministra.
Y mientras eso ocurre, el país queda cada vez más en ridículo y don Evo que no explica lo que debe con relación al tema, parece disfrutar de lo que está pasando sin detenerse a pensar que del ridículo no se vuelve.
De verdad que mientras intento encontrarle sentido a esto, y si la “recuperación del Presidente va a ser así, me pregunto: ¿No será mejor comprarle una “canchita” (o futbolín), rogar que se le lesionen los dedos y que deje el twitter a un lado? Así se le acaba la pena a él y a nosotros la vergüenza.