Páginas vistas en total

jueves, 20 de octubre de 2016

contradicciones sin fin advierte Susana Seleme en el caso de CAMC, la empresa china megamillonaria que recibió sendos contratos merced a la intermediación de la ex-amante del Jefe de Estado G.Zapata retenida en una cárcel de mujeres, de la que, ya nadie se acuerda. Susana tiene como fuente el informe en minorúa de la opsición en la Comisión Especial delitos contra el Estado. interesantísimo din duda.


 



“Frente a lo que consideramos un evidente abuso de poder del Movimiento al Socialismo (MAS) para cerrar legalmente este caso, proteger a sus autoridades de la investigación sobre sus responsabilidades en el mismo, y evitar que el pueblo boliviano conozca la verdad histórica de los hechos, consideramos un imperativo moral publicar este informe de nuestra fiscalización para que quede registrado en la memoria colectiva.”



Así presentan el senador Oscar Ortiz Antelo y la diputada Griselda Muñoz Colque, su participación, como parte de la bancada de oposición, en la “Comisión Especial Mixta de Investigación de Contratos del Estado con la Empresa China CAMC Engineering Co. Ltd. Bolivia Branch” (CEMICEECCE). Las conclusiones de su Informe por Minoría, no tomadas en cuenta, contradicen el de la mayoría oficialista del MAS.



Merced a sus 2/3 en el Legislativo, ese informe con conclusión prematura de la investigación, hizo caso omiso de los severos indicios de responsabilidad de altas autoridades del gobierno por uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes, resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, conducta antieconómica, contratos lesivos al Estado y falsedad material, denunciados por los parlamentarios opositores. Ellos apuntan a que hay indicios de responsabilidad administrativa, ejecutiva, civil y penal en los contratos que el Estado firmó con la empresa china.



Ortiz y Muñoz detallan las cortapisas y obstáculos que el Legislativo, Fiscalía, Contraloría y ministerios comprometidos en los contratos interpusieron a sus requerimientos para cumplir con la labor de fiscalización. Acompañan su Informe por Minoría con una Crónica Periodística desde el día 3 de febrero de 2016, cuando Carlos Valverde Bravo denunció tráfico de influencia en los contratos con la CAMC, a favor de la ex pareja sentimental de Evo Morales, Gabriela Zapata Montaño.



La importancia del informe de los parlamentarios de oposición estriba, por una parte, en la denuncia de la protección tenaz de los súbditos masistas a Morales y al ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana. Para liberarlos de los cargos que pudiesen vincularlos con toda la trama CAMC, y que pueden incluir graves casos de corrupción, negaron que hubiese habido tráfico de influencias. Con ello, Gabriela Zapata Montaño quedó excluida de esa investigación.



El informe desnuda, por otra parte, la ‘dictadura oficialista’ del MAS con su mayoría en la Asamblea, pues impidió la transparencia y fiscalización en la inversión, el nivel del gasto y las políticas públicas, pues en ese tenor se inscriben los contratos con la CAMC. A saber: planta de sales de potasio, construcción de una vía férrea, parte del ingenio azucarero San Buenaventura, el proyecto Múltiple Misicuni y equipos de perforación para YPFB, por contratación directa: sin licitación. De esos proyectos, solo el de YPFB tuvo financiamiento del Eximbank chino.



Del Informe se desprende un tema de no menor importancia: en la actual Asamblea Pluri, antes Congreso de la Nación, o Parlamento, la confrontación democrática de ideas, la discusión de propuestas, del gasto, la inversión y la agenda públicas, la planificación del desarrollo sustentable y equitativo ha sido barrida de la política dentro y fuera de ese recinto. No hay diálogo, ni debates y tampoco acuerdos, base de la democracia. Es que el oficialismo cree que sus 2/3 son licencia para matar la vida política y la realización democrática. Empero, como apunta Fernando Mires “El parlamento es, dicho en pocas palabras, la democracia puesta en ejercicio”. En la Bolivia de Morales, cero al cociente.



Además, en la ‘democracia directa’ que practica su régimen, los representantes electos de partidos políticos apenas pueden ejercer la función de legislar y fiscalizar. Esas funciones han sido archivadas o ejercidas por la ‘antipolítica’, fuera del sistema de partidos: las fuerzas corporativas. Son los cooperativistas mineros, cocaleros, transportistas, gremialistas, afines indígenas varios, quienes a título de inclusión social se han apropiado del Estado. Esa práctica populista, demagoga y abusiva conduce a dictaduras revestidas de democracia o no.



Morales y los suyos, se subieron al carro de la historia por la vía democrática electoral, gracias a la institucionalidad que se construyó con diálogos, pactos y acuerdos, como cuando se formó la Corte Electoral de 1992. Esa instancia independiente luego cobijó y le dio el triunfo al MAS y a Evo Morales, en 2005. Pero nunca fueron demócratas.



Las responsabilidades que Gabriela Zapata tenía como ejecutiva en la CAMC, sin experiencia profesional y sin título alguno, solo podrían haberse dado con respaldo político. Es decir, tinfluencias. ncia tuico rápareja sentimetal de Evo orales ias, ráfico de influencias. Se conoce de sobra los entretelones sentimentales e íntimos de Morales con ella. Su encarcelamiento hasta hoy y su silencio, luego de tanta verborrea, apunta a que la sacrificaron para salvar el pellejo a más de uno.



Congratulaciones a los autores del Informe comentado. Queda registrado en la memoria colectiva presente y futura.