Páginas vistas en total

miércoles, 12 de octubre de 2016

son varias las propuestas de Karen en este su último texto. no es fácil entender, aunque está claro que se refiere a las maniobras de masistas como don Choquehuanca, las marraquetas y la ninguna fe que les merece el INE, aunque ahora el INE es la fuente para cesar con el aguinaldo dos. veamos:


HOUSTON, TENEMOS UN PROBLEMA

Para que vean como viene la mano,  la Cancillería en manos de don Choquehuanca tendrá que hacer un reclamo formal al vecino Chile por la última y más agobiante apropiación abusiva de los últimos tiempos:  han osado asignar a su marraqueta, el título de la mejor de la región. Esto ya se pasa de castaño a oscuro. Con la marraqueta no se metan. Por ahí a los franceses les es indiferente que la baguette en Nueva York sea considerada la mejor del mundo, o el chaufa sea eximio en Lima. Pero para los bolivianos, eso de la marraqueta, no es negociable.

Lamentando empezar esta nota de modo tan molesto derivado de una globalización que no estamos dispuestos a consentir por ser la prueba más fehaciente de lo malévolo del imperialismo, es menester frivolizar con temas más amables como es el no pago del segundo aguinaldo. Resulta gracioso oír a uno de los preclaros asambleístas del MAS, apuntalar valientemente al Instituto Nacional de Estadísticas en su dictamen final, que el crecimiento -por un pelo- no alcanzó el mágico 4.5. Valiente digo, porque hay que serlo para confiar dogmáticamente en el INE. El 4.73, suena bien. Ni tanto que los liquide, ni tan bajo que eche por la borda la idea del blindaje.

Es que el populismo da para mucho. Como todo, las cosas funcionan de acuerdo a los requerimientos. Pero no crean, el 2018,  habrá segundo aguinaldo así sea necesario que adoptemos el chino mandarín como nuestro idioma nativo. Pero no les será tan fácil convencer a sus movimientos sociales, ni trabajadores hasta ahora tan militantes del proceso de cambio, que el beneficio de los tres últimos años no es precisamente un regalo de la deidad omnipotente. Las uniones por interés, duran proporcionalmente a los fondos en el banco. Que las empresas estén de plácemes por esta decisión, lo consideran un asunto de pura angurria capitalista. El empresariado esta caricaturizado, como esos señores panzones de reloj de oro y habano entre los dientes. No consideran empresario privado, al que con algunos asalariados, en una reducido espacio, arriesga su pequeño capital porque eso de ser contrabandista,  no va con el.

Por ahora, con el casi 88 % del manejo de los fondos del Estado, el oficialismo puede -por un tiempo- seguir usando a los alcaldes de pequeños y grandes pueblos, como  simples contratistas de obras, que además las realizan con el paupérrimo ingreso ( cada vez mas raquítico) que les toca en la distribución del IDH y coparticipación. Son muy capos para armar escenarios.  Llega Evo Morales en helicóptero, con toda la parafernalia y boato del que detenta todo el poder, y los ciudadanos, hasta hacen carteles con leyendas por ejemplo " gracias Evo por los 200 metros de alcantarilla". Y el Alcalde por quien sí voto la comunidad, agacha la cabeza ante la magnificencia del caudillo, sabedor que le tocará remar en barro espeso si quiere lograr una eventual re elección o al menos, el respeto de sus electores.

Ante la escasez de fondos para seguir cosechando alabanzas, útil es la oposición. Y reaparecen las huestes masistas para arrinconar a gobernadores, alcaldes o asambleístas que  son víctimas propicias para ocultar la absoluta falta de previsión y la nula capacidad de haber guardado provisiones del fructífero verano, para el invierno que se pinta largo e inclemente. Las empresas estatales, a las que les inyectaron ingentes recursos, ya pasaron a formar parte del cementerio de elefantes blancos. Es tal la irracionalidad - amén de la  corrupción desangrante- que ni siquiera han tenido el cuidado de guardar las facturas, en caso que hubieran existido. No hay mejor manera de tapar una tropelía, que borrar las huellas del delito. O si no, pregúntenle a Ferreira, a quien convenientemente se le perdieron los comprobantes de nada menos que aviones y repuestos. Y sin la candidez de los niños cuando te "matan el cambio" del helado.  No se ruborizan siquiera de enjuiciar a gobernadores por movilidades documentadas que si están cumpliendo una función en un caso, o en la reparación de un generador de energía en otro. A eso le llaman malversación.  No sólo son astutos, sino y sobre todo, son descarados.

Espeluzna el apasionamiento de algunos para defender lo indefendible. Que ministros y otros seres privilegiados, estén dispuestos a sacarse el hígado por mantener el lucrativo status quo, es comprensible. Y no sólo por eso. Es su modo de aferrarse a la vida en libertad. Aunque sea condicional. Pero ver a esa gente que se desgarra para que otros continúen usufructuando de las mieles del poder mientras su mundo es puro delirio , es conmovedor. Y exasperante.

Mientras el gobierno continúe en la contemplación de su propio ombligo, informes como el del nivel de carencia alimentaria o del Foro Económico Mundial y la corrupción, hará que cunda el pánico y no solo entre  las filas plurinacionales. Parece que sí, tienen más de un problema.

Karen Arauz